CAPÍTULO III

 



El 14 de julio, Elsa insistida por sus padres tomaría el tren que la llevaría hasta MASTOVILLA, la ciudad más concurrido de la región, habiertamente caracterizada por la desigualdad entre poderes y ricos, estos últimos vivían plácidamente en  las zonas más hurbanizadas del centro  en enormes palacios, mientras que la clase obrera la mayoría vivía en las periférias. En una de las calles del centro, la CALLE ROSA BLANCA, vivía la tía de Elsa, Agatha (hermana de su madre) de cuarenta y un años de edad, viuda y madre de un sólo hijo de trece años. Agatha 

" LA DAMA DE HIERRO", que debido a su carácter serio he intransigente con la gente Le había valido éste peculiar apodo, desde que se enviudó de su marido DON ÁLVARO  CONDEZ, ( quien falleció en un accidente, al caerse del caballo). Tras el  fatal incidente, la señora Agatha de Condez y Baril, se convertiría en una de las mujeres más ricas de la ciudad, aunque ese papel lo ejercería sólo como "la admiradora del patrimonio " pues era su hijo quien debía heredarlo cuando cumpliera la mayoría de edad, de acuerdo a la última voluntad del susodicho . 


Los primeros rayos de luz auguraban el comienzo de un gran día para los convecinos de Rosa blanca, y en especial para los recidendes de la mansión 57,  como era costumbre por las mañanas las labores de limpieza así como la jardinería habían concluido mucho antes de que los señores salieran de sus dormitorios, la siempre formal y elegante tía Agatha se levantaba con el porte característico de las damas de ciudad y se dirigía hasta la sala de oficina en donde aguardaba plácidamente los manjares de la cocinera . 


La pelirroja jefa del escuedron "mandrágora" de las fuerzas terrestres de Mostovilla, la señora Ingrid Dorothy Launceston, de 52 años, hija de descendientes de Alcavilla condecorada con la medalla "Tuli" por haber servido en el ejército por más de 32 años, tras su jubilación se ganaría el reconocimiento de muchas personas importantes   gracias a sus famosas platos, su fama era tal que el mismo Don Álvaro Condez (viudo de Agatha) solicitó emplearla en la mansión cuando se enterró de que ella dejaría el ejército. Aunque nunca se casó ni tuvo hijos el destino quiso a bien recompensarla con una nueva familia, o es lo que ella decía. Cuando ocurrió aquél trágico accidente (en el que perdió la vida don Álvaro) , la señora Ingrid decidió permanecer al lado de la Sra Agatha para que no se sintiera sola, fruto de esa amistad ejercería hasta hoy como su persona de confianza. 


---! Qué alegría que hayas venido a vivir con nosotros prima!, dijo el pequeño Julios, ¡ahora mismo hibamos a desayunar, ven siéntate con madre y yo! ----gracias, respondió Elsa.


---mamá dice que te quedaras con nosotros hasta que nazca tu bebé, ¿podré jugar con el cuando quiera?, volvió a preguntarle julios emocionado de poder hablar con alguien más en la casa,  ante la discreción de la muchacha quien todavía la costaba abrirse con su nueva familia respondió tartamudeando ---- ¡b, bueno! Diji apenas, debido a los nervios. 


---julios, no molestes a tu prima ¿y tus modales jovencito?, lo siento madre, replicó cabizbajo. No importa, insistió la joven a su tía.------ a raíz de tu situación he sido informado por mi hermana de que vendrías, pero debo serte franca jovencita, me parece una una falta intolerable que mi hermano haya consentivo la decisión de dejarte tener al niño a tu corta edad, dijo la tía Agatha a Elsa, mientras ella intentaba contener el aliento ante mirada penetrante de su tía, y  sin embargo lo inesperado sucedió 


-----no obstante respetare la decisión que habéis tomado, solo espero de ti que te muestres capaz de afrontar las inclemencias que su pone criar un recién nacido. Sí  tía. Respondió Elsa. Eso espero replicó Agatha. -----visto que ya empezó a crecerte la barriga, te pediré que no te muestres con ella en publico, la señora Ingrid te ayudará con eso, ya la pedí que comprara unos vestidos y unas vendas que ayudarán a ocultar tu estado, mis empleados igual tienen ordenes estrictas de no comentarlo con nadie fuera de estas paredes, espero que lo comprendas, esta ciudad es más compleja de lo que te  puedas imaginar y si deseas poder estudiar en uno de sus formatorios es menester que nadie sepa sobre tu condición actual. -----Lo comprendo tía. Muy bien, dijo Agatha. ------Julios te enseña todo cuando necesites saber sobre la mansión y te acompañará siempre a donde sea que quieras ir, solo te pido que me mantengs  informada siempre de cómo te sientes, y si ocurre cualquier cosa quiero que me lo hagas saber de inmediato, ¿entendido? Así lo haré tía. 


----¿ Sra Ingrid? Porfavor sirvala algo de comer. -----Esperro que tengas mucho apetito criaturrita mía, este poncho lo preparé para que a tu bebé creciera fuerrte y sano, como tiene que ser un hombrre, ¿porque serrá un hombre verdad? Pregunto a la joven, que todavía estaba impreciosada por el acento de la cocinera, mientras intentaba esconder una sonrisa de sus labios.----- Todavía  no lo sé, pero me gustaría que fuera varon, dijo con voz tímida. 


- - - - Aah criaturita mía, no te preocupes, algo me dice que será un prrecioso varón , créeme, me pasé la vida en medio de tantos que al final me convertí en la madre de todas, los conozco mejor que nadie de eso puedes estar segura_---dijo la sra Ingrid. 


Justo en ese momento me percaté de algo que se me había pasando por alto desde que llegué a la mansión, por alguna razón ella siempre llevaba puesto un conjunto que siempre hiba a juego con los colores característicos del ejército Mosrovilleco, el verde y el blanco. Pero además de eso estaba la gora de frente caída que siempre la cubría el pelo, de un color azul penetrante y oscuro, ¿ cómo lo había pasado por alto?, el tío berfel siempre llevaba uno muy parecido, cuando dejó el ejército. Aunque no quedaba duda alguna, aún así deseaba preguntárselo a ella misma, así que eso fue lo que hice.

------ Usted servio al ejército Sra Ingrid? Preguntó Elsa.

-----oh vaya, no sólo eres una muchacha encantadora sino que también eres muy perspicaz. Así es, como vez, esta "osa" (terminó que ella solía utilizar muy frecuentemente para referirse así misma) tuvo el honor de servir y de gisar para en el nuestro glorioso ejército. 


---caramba!, eso no me lo esperaba a decir verdad - - dijo Elsa. 

--- ha ha, la mayoría de las madres querían desposar a sus hijas una vez de cumplido los veinte para que vivieran cómodamente bajo la tutela de un apuesto y aforado señor de la región, mientras que yo sólo soñaba  con poder ser parte del algo mucho más importante, el alistarme. Dejo la sra Ingrid. 



Ya basta, Sra Ingrid, digo Agatha. Con eso es suficiente, puede retirarse. Ja, esta bien señorra, tan solo la esta instruyendo con mis maravillosas aventuras,  casi siempre estás escenas eran muy frecuentes entre ambas me decía julios 


Acabada la cena e retire a mi cuarto, que era más grande que el que tenía en el pueblo, aunque ligeramente más pequeña que el de julios. 



Puntos de vista 62
Compartir
Comentario
Emoji
😀 😁 😂 😄 😆 😉 😊 😋 😎 😍 😘 🙂 😐 😏 😣 😯 😪 😫 😌 😜 😒 😔 😖 😤 😭 😱 😳 😵 😠 🤔 🤐 😴 😔 🤑 🤗 👻 💩 🙈 🙉 🙊 💪 👈 👉 👆 👇 🖐 👌 👏 🙏 🤝 👂 👃 👀 👅 👄 💋 💘 💖 💗 💔 💤 💢
También te puede interesar