Una gran pérdida.

Sí, entre toda la confusión de la batalla. Un lamento se escuchó. Ahogando los gritos, los alaridos y los sollozos de los guerreros que batallaban por su nación y por su vida. Aquél lamento se escuchó claro como el agua cristalina. Todos después de haber escuchado aquél lamento miraron en la dirección de donde el lamento se había escuchado. Miraron hacia arriba y se preguntaron en sus cabezas:

"¿El cielo se está lamentando?"

La batalla se pausó y pronto, otros lamentos más fueron escuchados. Los soldados, ajenos a la situación, se atemorizaron, pues estaban presenciando un momento que pasaría a ser escrito en los libros de historia como: 'El Lamento Celestial'.

En el cielo que estaba repleto de grises nubes, un agujero de unas unos cuantos metors se abrió y un rayo del sol pasó por aquél agujero iluminando una zona específica de la batalla. En aquella zona, había un joven con una armadura negra de extraño patrón floral acostado en el suelo, siendo abrazado por una mujer de dorados cabellos y rodeado por otras más, todas llorando viendo como aquél joven pasaba las puertas de la muerte conforme los segundos pasaban. Los soldados, viendo aquella escena, temblaron de terror, pues sabian muy bien quienes eran aquellas mujeres.

Una de ellas se levantó y empezó a flotar. Sus pies se levantaron lentamente del suelo y segundos después ella se encontraba varios metros por encima de la cabeza de los soldados.

"¡Desaparezacan!"

Con solo esa palabra, el destino de aquellos cientos de miles de soldados fue sellado. 

Una ola de fuego apareció alrededor de la zona donde el joven perecía, dirigiéndose hacia los soldados, engulliendolos y convirtiendolos en cenizas hasta morir. El campo de batalla se llenó de gritos en agonía pidiendo perdón al ser que se alzaba por encima de ellos, implorando que detuviera aquellas llamas. Pero el ser, con lágrimas en sus ojos, solo observaba el mar de llamas y de gritos agonizantes que se desarrollaba.

El tiempo pasó y los gritos se detuvieron. Las llamas se apagaron dejando solo un campo teñido de un negro carbón.

Un quejido fue escuchado haciendo que la mujer bajara y se arrodillara cerca del joven.

"Perdón, por no haber cumplido mi promesa"

El joven pronunció unas de sus última palabras entre varios quejidos de dolor. Las mujeres que lo rodeaban lo miraban con lágrimas bajando por sus hermosos rostros.

"Yo, ahora, me adentraré a la Cueva y ascenderé hasta donde ustedes habitan"

Toda fuerza del joven se desvanecío. Su pulso se detuvo al igual que su respiración.

Las mujeres que lo rodeaban estallaron en llanto, unas gritaban, otras se abrazaron entre sí llorando en silencio. Solo una de ellas no lloró, se aguantó sus lágrimas y habló.

"Este mundo... ya no merece nuestra atención. Que suenen los tambores"

Segundos después de haber hablado ella, unos tambores se escucharon desde el cielo. Anunciando el fin.

Los cielos se abrieron y varias personas con alas en sus espaldas empezaban a descender lentamente de las nubes sin tocar tierra. En las ciudades más grandes y capitales de los reinos e imperios, sientos de miles de estas personas descendían.

La destrucción de las ciudades no duró ni 30 minutos y en cuestión de horas todo ser viviente aparte de los que residían más allá del cielo y las personas con alas en sus espaldas quedaba con vida.

La destrucción del mundo fue efectuada y todo por la tonta decisión de un rey estúpido con pensamientos infantiles a pesar de su avanzada edad.

Puntos de vista 106
Compartir
Comentario
Emoji
😀 😁 😂 😄 😆 😉 😊 😋 😎 😍 😘 🙂 😐 😏 😣 😯 😪 😫 😌 😜 😒 😔 😖 😤 😭 😱 😳 😵 😠 🤔 🤐 😴 😔 🤑 🤗 👻 💩 🙈 🙉 🙊 💪 👈 👉 👆 👇 🖐 👌 👏 🙏 🤝 👂 👃 👀 👅 👄 💋 💘 💖 💗 💔 💤 💢
Yulian0329
Esta es una mini historia que se ocurrió hacía unos minutos, espero les guste y que lean El Surgimiento de un Guardián.
Oct 12, 2022
0
También te puede interesar