Angelical?

CAPÍTULO 0


“SHEOL!”


Dijo una mujer desesperada con lágrimas en los ojos,mientras se levantaba estrepitosamente de la silla del otro extremo de la mesa.


“Ese nombre...no lo digas con tu sucia boca, es lo único que me queda” 


Dije apenas con un hilo de aliento antes de perder la conciencia y ver cómo todo se desvanecía ante mis ojos; la habitación tan solo era una borrosa mancha y los gritos no eran más que un eco que resonaba allí.


En un instante recupere la conciencia y pude ver a muchas personas corriendo a mi alrededor, se veían preocupados mientras que la mujer posó sus manos alrededor mío con mucha delicadeza, como si fuera la cosa más frágil del mundo; con un brazo me cubrió la espalda y con el otro cargo la parte donde flexionan las rodillas, al momento en tenerme completamente entre sus brazos comenzó a correr entre los pasillos de la mansión, luego bajó las escaleras rápidamente, para llegar a la puerta trasera, donde nos esperarían con un carruaje; al subir, me recargo en uno de los asientos con sutileza; ya ella acomodada, recargo mi cabeza sobre su regazo; podía oír su respiración agitada y su apariencia poco arreglada gritarme “por favor...sigue aquí”.


Dibuje una débil sonrisa en mi rostro, me recordaba a mi princesa inutil a la cual extraño mucho. Esa niña… mi hermanita de frágil estructura; recuerdo un dia en que estábamos en el jardin, ella callo al suelo tal como lo haría un saco de puros huesos, no recuerdo mucho de ese momento, mi mente no pensaba con claridad, solamente actuaba por impulso, solamente le gritaba “por favor...sigue aquí”.


y ahora.. mirame hermanita, ahora yo soy la princesita inutil que no los pudo salvar. Perdoname, no mantuve mi promesa.




“Hermano”


Exclamó una pequeña niña de cabellos blancos, ojos caídos azules y una sonrisa enternecedora, piel pálida pero un leve color rosa que se podía admirar en sus dos hermosos cachetes, Brisa… viento suave; mi hermana.


“Es raro verte con una expresión tan seria mi princesa de cuentos de hada”


dije burlandome, ella sabía exactamente lo que significaba, lo cual me hace mucha gracia ya que cuando era aún más pequeña le encantaba ser llamada de esa forma.


“Tsk, ya te he dicho que no me agrada que me digas asi”


refunfuño, acto seguido se levantó del sofá en el que estaba sentada leyendo tranquilamente un libro de literatura, el cual cerró al levantarse completamente. Se dirigió a mí con paso lento para después recostarse en el sofá en donde me encontraba yo leyendo el arte de la guerra, posicionó su cabeza en mi regazo mirando fijamente hacia el techo que nos cubría.


“Es aburrido”


Dijo con desdén


“¿El libro de literatura?”


Pregunté mientras me estiraba un poco para poder agarrar unas cuantas galletas que había en la mesita del centro.



“Mmm...si, pero todo en general”


Dijo alzando la mano para tomar las galletas que le había ofrecido segundos antes de su respuesta.


“¿Han venido Frank o Alicia aquí los últimos días? ¿qué me dices de Nesrin? o tal vez.. ¿Aiden?”


Dije,queriendo desviar el tema, sabía la causa de su desagrado… no podía hacer nada, era mejor que se quedara asi, mi hermana siempre había sido frágil en todos los sentidos posibles, por eso estaba apartada en un mansión en torno a un ambiente agradable con pocos sirvientes pero lo suficientemente habilidosos para poder hacer todo el trabajo.



Recuerdo la primera semana que Brisa estuvo aquí… sola; empezaron a correr rumores de que la familia imperial ya no la quería, que había perdido el favor del Rey, mi padre, por ser una niña malvada y demás cosas que esta no hace falta decir. Por obvias razones, las personas que difundieron esos rumores fueron condenadas a muerte por desprecio a un integrante de la familia real. Desgraciadamente mi hermana, aun siendo pequeña… le quedaron clavadas las palabras de esos bastardos; pero no era tan tonta para caer en esos comentarios, sabia la razon del porque la habían enviado ahí, para que estuviera tranquila, en un ambiente menos agitado y contaminado como en la capital, donde nosotros nos habíamos establecido, aun así ella se odio a sí misma por ser inútil, frágil y empezó a mostrar conductas suicidas o que dañaban a su propia salud, como cortarse. Para esto, acorde con mis demás hermanos que la visitariamos un dia por semana, éramos 5 hermanos, abarcamos de lunes y viernes y los fines de semana era la cena familiar donde todos comíamos en familia Sábado y Domingo; perfecto para mantenerla ocupada todos los días,hacerle compañía y que no se sintiera sola o abandonada era lo primordial. Gradualmente dejó de hacer esas estupideces y todo volvió a la normalidad.


“Esos bastar---”


Se calló repentinamente, sabía lo mucho que me molestaba que se dirigiera a si a nuestros hermanos, para mi, ellos son lo más preciado del mundo y a todos los quiero por igual, bueno, Brisa es la más consentida por mi a decir verdad.


“ejem, mis desconsiderados hermanos no me han venido a visitar esta ultima semana, y eso que les mande una carta personalmente a cada uno pidiendo su presencia y ellos solo se disculparon diciendo que no podían ya que tenían mucho por hacer.”


exclamó disgustada aunque se podía escuchar una leve tristeza por parte de sus palabras


“No te enojes demasiado con ellos, es verdad que tiene mucho que hacer, están saturados de trabajo, lo he visto con mis propios ojos”


dije con con sonrisa de por medio mientras deslizaba mi mano suavemente por el hermoso cabello de mi hermana, cepillandolo entre mis dedos.


“Si es así como dices hermano.. puedes pedirle a nuestro padre que ya no les de tanto trabajo, despues de todo eres el proximos Rey y además, a ti siempre te hace caso”


hizo un pequeño puchero al decirlo. “que linda” pense.


Ella sabía perfectamente que no se podía hacer eso.


“ahora que lo pienso, si todos están tan ocupados, ¿por qué mi hermano mayor está aquí? como dije anteriormente, tu vas a ser el proximo Rey, eres el que más trabajo tendria que tener”


“Mmm… ya veo… ¿Entonces dices que tu hermano debería tener aún más trabajo, tanto que no te pueda visitar?”


Me reí un poco, ya me imaginaba su reacción, una preocupada, o tal vez habría otro puchero… me gustaba molestarla de vez en cuando. Pero su reacción me heló completamente la sangre.


“hermano, quiero que me digas la verdad, sin rodeos, ¿qué está pasando?”


El ambiente era tenso, sentí como la habitación poco a poco iba perdiendo calidez, las palabras de mi hermana eran frías, con un porte serio y amenazante, herencia de mi madre.


Tenía que pensar muy bien en mis palabras, no era como si no fueran nada, mi hermana se sentirá preocupada y angustiada. Lo que más me dolía es que esta era la última vez que nos veríamos o al menos, si todo sale bien… nos veríamos mínimo en 6 años, no podía marcharme con una mentira que después descubriría, era inevitable, ¿y si esta es la última vez que ve a su hermano? no quiero mentirle de una forma tan descarada en la cara.


Trague saliva, abrí la boca con intención de pronunciar esas palabras que después me arrepentiría de decir.


“Estamos en guerra”


Mis palabras resonaban en la habitación, como una tormenta estrepitosa comenzaron a caer gotas de lluvia, tan puras… como agua cristalina, en efecto, mi hermana estaba llorando.


No pude evitar llorar también; mientras nos abrazábamos pensaba en todas las promesas que le había hecho a lo largo de los años a esta pequeña princesita inutil. También pensé en todas las cosas que quería hacer todavía con ella. Ya me imaginaba ayudándole a escoger su vestido para su debut, siendo un cuñado tóxico...apartando todo aquel que quiera tener algo con ella. Ayudándole con su vestido de bodas… llevándola al altar, cuidando de mis sobrinos… quería verla crecer al igual que mis otros hermanos. Al mismo tiempo agradecia que fuera una princesa de cuentos de hadas y quería que lo siguiera siendo, alguien feliz, encantadora, que todos amaran y que es inutil, porque así no tendría que sufrir el mismo destino que mis otros hermanos y yo. Haría todo lo posible para salir de esta estúpida guerra por el bien del destino de mis hermanos.


Después de 3 horas continuas de llorar me tuve que ir, al principio fue muy difícil ya que mi hermana me suplicó que no me fuera, que me quedara con ella, se aferró tanto como pudo de mí; me amenazó con volverse a lastimar si yo me iba, no podía permitir eso, era la única integrante de mi familia que podría tener un futuro, le pedí a Jasmine que la protegiera a cualquier costo, Jasmine era mi fiel seguidora y compañera, sabía que ella haría un buen trabajo.


Antes de irme le di un beso en la frente y le dije que todo estaría bien aunque yo no me lo creyera. Los dos días siguientes no dormí ni un poco, y no era porque estuviera trabajando, aunque debería, pero primero era lo esencial, poder darle una buena vida a mi hermana, la única que podría tener un futuro asegurado. hice todos los preparativos para su debut dentro de tres años, también organize todos los regalos de cumpleaños o eventos especiales que podría tener a lo largo de su vida, también prepare cartas para cada situación futura, ya sea educación sexual, cómo elegir a un buen hombre, o como evitar situaciones desagradables ya sean chismes, malentendidos etc, también prepare una lista de nombres para sus futuros hijos, al igual que le di una cuenta bancaria, propiedades suficientes para poder vivir cómodamente, una reserva de alimentos y algunos negocios que estarían al nombre de Brisa al momento que cumpliera la mayoría de edad para que no dependiera de nadie durante tiempos difíciles.


Al estar todo listo, era momento de ir al campo de batalla junto con mis tropas, y al estar al frente pude ver a lo lejos 5 personas, todas demacradas, golpeadas y con un olor putrefacto insoportable. Retrocedí para después ver con detenimiento aquellas personas.


Cuando pude ver a mis hermanos ahí, grite de dolor era una escena que no podía soportar, quería creer que solo era una alucinación por estar tan nervioso de perder a mis hermanos. Gire la cabeza para poder ver a mis tropas y darles órdenes pero no encontré a nadie atrás mío, nuevamente gire la cabeza volviendo mis ojos a las personas que empezaron a susurrar algo, el ambiente era tan tranquilo que se podía escuchar los cuchicheos de aquellas personas.


Me acerqué para poderlos oír mejor y al escucharlos entendí que eran mis hermanos hablándome, rogando por mi presencia “donde está mi hermano” “quiero ver a mi hermano” “si vamos a morir que sea juntos” entonces entendí que ellos no podían verme. Les grite para que notaran mi presencia pero antes de que pudiera hacer algo para llamar su atencion habia una muchedumbre atras mio pidiendo que los quemaran y a otros que los metieran en un ataúd de hierro y los dejaran caer en el mar.


UN INFIERNO


Me desperté en una habitación blanca, sobre una camilla y una bata blanca cubriendome.


Sudando frío, y la respiración pesada, el cuerpo adolorido y la cabeza a punto de estallar pensé que iba a morir.


Cuando me calmé un poco pude escuchar a unas personas hablando, desconcertado pensé en todo lo que había sucedido y cómo había llegado a tal situación.


“ESTUPIDO”


Susurre por lo bajo al recordar todo.

Puntos de vista 39
Compartir
Comentario
Emoji
😀 😁 😂 😄 😆 😉 😊 😋 😎 😍 😘 🙂 😐 😏 😣 😯 😪 😫 😌 😜 😒 😔 😖 😤 😭 😱 😳 😵 😠 🤔 🤐 😴 😔 🤑 🤗 👻 💩 🙈 🙉 🙊 💪 👈 👉 👆 👇 🖐 👌 👏 🙏 🤝 👂 👃 👀 👅 👄 💋 💘 💖 💗 💔 💤 💢
También te puede interesar